Buscar
  • González Rodríguez Abogados

Caso Fortuito y Fuerza Mayor (COVID-19)

Debido a la declaración de pandemia por Coronavirus (COVID-19) el 11 de marzo pasado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), González Rodríguez Abogados siente la necesidad de informar a nuestros clientes cómo pueden ser afectadas las obligaciones contractuales:


El Código Civil Federal libera la responsabilidad contractual cuando exista la imposibilidad de cumplir con lo pactado a causa de un evento de caso fortuito o fuerza mayor.


El Semanario Judicial de la Federación en la tesis aislada del Semanario Judicial de la Federación con No. de Registro 245709 “CASO FORTUITO O FUERZA MAYOR”, nos indica lo siguiente: “…se trata de sucesos de la naturaleza o de hechos del hombre que, siendo extraños al obligado, lo afectan en su esfera jurídica, impidiéndole temporal o definitivamente el cumplimiento parcial o total de una obligación…”


Ambas figuras constituyen acontecimientos ajenos a la voluntad de las personas que producen los mismos efectos en tanto que impiden el cumplimiento de obligaciones y, en consecuencia, no pueden ser fuente de responsabilidad (incluso en casos que pueden ser previstos, pero que no se pueden evitar).


Pero en la situación actual, ¿cuándo se configura un evento de caso fortuito o fuerza mayor?


Primero que nada, para que el brote de COVID-19 pueda considerarse como un supuesto de caso fortuito o fuerza mayor, se deberá ubicar en una de las tres categorías (sucesos de la naturaleza, hechos del hombre o actos de autoridad).


- Con respecto a la mera existencia del COVID-19, bajo el entendimiento de que una persona ha contraído la enfermedad y se encuentra incapacitada por dicho motivo (recluida, internada, hospitalizada), se actualizará como un supuesto de caso fortuito o fuerza mayor, ya que se trata de un hecho imprevisible y que necesariamente ha impedido que el obligado cumpla debidamente.


- Ahora bien, bajo el entendimiento de que el obligado no ha contraído la enfermedad, la mera existencia del COVID-19 no es suficiente para justificar el incumplimiento de una obligación por caso fortuito o fuerza mayor (si se pretende alegar, por ejemplo, un riesgo de contraer la enfermedad), ya que las resoluciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) carecen de obligatoriedad, al no tener un carácter coercitivo en el territorio mexicano.


- Es el tercer escenario, el que permitiría situar la emergencia por COVID-19 en un caso fortuito o fuerza mayor es algún acto de autoridad competente, considerando que en él se tomen ciertas medidas que directa o indirectamente restrinjan inevitablemente la capacidad del deudor para cumplir sus obligaciones contractuales (tesis aislada del Semanario Judicial de la Federación No. de Registro 197162).


Ahora bien, en los supuestos de pandemia o epidemia, en aras de conocer las consecuencias de derecho ante una situación como tal en el marco contractual, se deberán analizar las disposiciones acordadas entre las partes, a fin de determinar si tales acontecimientos pueden considerarse como supuestos que legalmente impidan a las partes el cumplir con sus obligaciones.


González Rodríguez Abogados

Para mayor información o análisis de casos específicos

favor de contactar a los siguientes correos:

arodriguez@g-r.mx

lgonzalez@g-r.mx




©2020 by Gonzalez Rodriguez Abogados.