Buscar
  • González Rodríguez Abogados

Lecciones del COVID-19 en materia contractual.

Sabemos que la pandemia ha trastocado todos los mercados económicos a nivel global por lo que una de las consultas que más frecuente nos han hecho nuestros clientes es referente al incumplimiento de obligaciones contractuales derivadas de la paralización de la actividad económica y por ende nos solicitan la revisión de clausulados para valorar las alternativas existentes y los impactos que se podrían tener.


La pandemia del nuevo coronavirus y su enfermedad llamada COVID-19, nos deja muchos aprendizajes, pero en materia contractual podemos resaltar dos: 1) Documentar todas las operaciones, y; 2) La necesidad de contemplar en todos los contratos y/o convenios que se celebren, clausulas referentes a la posibilidad de un incumplimiento involuntario de las obligaciones pactadas, así como los mecanismos que llevarán las partes para resolver estas situaciones imprevistas.


Después de un exhaustivo análisis a las alternativas existentes, determinamos que es sumamente importante incluir los siguientes puntos contractuales:


Caso fortuito o fuerza mayor.


La cláusula del “caso fortuito o fuerza mayor” ha resultado una cláusula sumamente trascendental durante esta pandemia para justificar el incumplimiento dentro de las relaciones contractuales, por ende su importancia de delimitarla bien y establecer plazos reales para cada operación.


Sobre como encuadró la situación actual en el caso fortuito o fuerza mayor les dejamos este comunicado que mandamos a nuestros clientes el 25 de Marzo del presente año.


Teoría de la imprevisión.


En derecho se llama “Teoría de la Imprevisión” a la extinción o modificación contractual promovida por vía judicial en caso de acontecimientos extraordinarios y que derivado de estos, se imposibilita el cumplimiento de compromisos contractuales, provocando un aumento en la deuda. La finalidad de este concepto es buscar un equilibrio contractual.


La teoría de la imprevisión consiste en buscar el equilibrio entre las partes, lo cual puede tener como consecuencia una modificación del clausulado para buscar el equilibrio contractual, o bien la resolución definitiva del mismo bajo ciertas condiciones.


Algunos Códigos Civiles Estatales ya contemplan esta figura (Ciudad de México, Jalisco, Quintana Roo, Guanajuato, Aguascalientes, Estado de México, Morelos, Sinaloa, Veracruz, Chihuahua, Coahuila y Tamaulipas), sin embargo falta una regulación general.


Esta teoría tiene algunas reglas particulares para su procedencia y sus resoluciones, las cuales son:

  • Necesidad de acreditar el acontecimiento imprevisible que alteró el cumplimiento contractual.

  • No aplica en contratos de naturaleza mercantil (criterio de la SCJN).

  • No procede si el deudor es moroso.

  • No resuelve hechos o condiciones anteriores.


Catálogo de Indexación de Obligaciones.


Por último y no por esto menos importante, también existe el llamado catálogo de indexación de obligaciones. Esta solución, consiste en incluir en nuestro contrato un catálogo que prevenga la posibilidad de cambios o ajustes a sus obligaciones, siempre y cuando existan ciertas condiciones específicas causales.


Este catálogo pudiera darnos el equilibrio de las obligaciones contractuales en caso de que las condiciones establecidas se presenten, es de suma importancia prever en el plazos, reglas para su alcance y las formas para regresar a las obligaciones originales del contrato.


Métodos alternos para la solución de controversias.


Asimismo, es sumamente importante recordar que no cualquier incumplimiento contractual amerita que las Partes tengan que ir a un tribunal para solucionarlo. Existen los llamados métodos alternos para la solución de controversias o conflictos, los cuales son el arbitraje, la mediación, la conciliación y la negociación. Estos métodos resultan muy atractivos para solucionar los problemas contractuales de una manera mas eficiente.


En Nuevo León se encuentran regulados por la Ley de Mecanismos Alternativos para la Solución de Controversias del Estado de Nuevo León (también existe la Ley General). Dicha legislación nos ofrece una ruta alterna y facilitadora para que las Partes lleguen a un acuerdo sin la necesidad de un juicio.


Estos mecanismos tienen como ventaja una disminución de los tiempos de resolución, así como la reducción de los costos generados en un procedimiento judicial.


Cualquiera que sea el mecanismo elegido, debe estar previamente establecido y delimitado en el contrato, estableciendo puntualmente su procedimiento. Documentarlo en los contratos obliga a las Partes a sujetarse al mecanismo pactado antes de promover la vía judicial.


Conclusiones.


La pandemia del COVID-19 abrió los ojos de los comerciantes respecto a la importancia de documentar sus operaciones y siempre contemplar la posibilidad de situaciones anteriormente consideradas como imposibles, además de los mecanismos para resolverlas, y mejor aún, de ser posible sin acudir a un procedimiento judicial y de esta forma ahorrar tiempos y costos.


Como siempre, nuestras áreas de litigio y consultoría jurídica están a sus órdenes para asesorarlos referente a temas contractuales (info@g-r.mx).



©2020 by Gonzalez Rodriguez Abogados.