Buscar
  • González Rodríguez Abogados

Nadie puede publicar una fotografía tuya sin tu autorización.

Todos hemos sabido de alguna situación en la que, con la finalidad de tener más visitas, reproducciones y/o vender más, alguna revista publica sin autorización fotografías de una actriz famosa durante sus vacaciones o de algún deportista divirtiéndose durante su tiempo libre y, a pesar de todo el ruido mediático que en ocasiones se desencadena, siempre nos quedamos con la duda de si estas personas ejercieron alguna acción legal, o muchas veces ni si quiera estamos seguros de que esta acción legal realmente proceda; hoy te aclaramos esta duda y te confirmamos que si has sido afectado por una situación de este tipo estas en todo tu derecho de presentar una demanda para que se garantice tu derecho a la propia imagen. Pero, ¿Qué es este derecho?, te lo explicamos.


¿Qué es el derecho a la propia imagen?


La Suprema Corte de Justicia de la Nación en su tesis aislada I.7o.A.144 A (10a.), reconoció el derecho a la propia imagen como la facultad del titular a decidir en forma libre sobre la manera en que elige mostrarse frente a los demás, además reconoció que se configura junto a los derechos a la intimidad (derecho del individuo al poder de decisión sobre la publicidad o información de datos relativos a su persona), a la identidad personal (derecho de todo individuo a ser uno mismo, en la propia conciencia y en la opinión de los demás) y a la identidad sexual (libertad del individuo a elegir su proyección ante la sociedad desde su perspectiva sexual).


Este derecho a la imagen propia se encuentra protegido por la Ley Federal de Derechos de Autor (LFDA) en su artículo 87, el cual establece que el retrato de una persona sólo podrá ser usado o publicado con su consentimiento expreso y que dicho consentimiento podrá revocarse cuando se considere conveniente. El citado artículo también menciona que dicha autorización no será necesaria si el retrato forma parte menor de un conjunto, o bien, si dicha fotografía fue tomada en un lugar público y se utiliza con fines informativos o periodísticos.


Como podemos ver, cada persona tiene el derecho de decidir y autorizar cómo es usada y/o publicada su imagen, independientemente de si esta fue retratada por ella misma o por un tercero.


Inclusive si se contrata un fotógrafo profesional para una sesión de fotos, él solo podrá utilizar esas fotografías como muestra de su trabajo si obtuvo la autorización de la persona retratada, con excepción de las que se utilicen para fines culturales, educativos, o de publicaciones sin fines de lucro (artículo 86 de la LFDA).


Si publicaron una fotografía mía sin mi autorización, ¿Puedo promover algún procedimiento legal?


Visto lo anterior, confirmamos que puedes iniciar una acción legal ante el responsable de publicar una fotografía tuya sin tu consentimiento, el artículo 216 bis de la LFDA nos indica que el afectado podrá demandar el daño material y/o moral (según aplique al caso en específico), así como la indemnización por daños y perjuicios, es por eso la importancia de analizar cada caso individualmente para establecer la acción jurídica adecuada a iniciar y las pretensiones que se buscarán.


¿Y si la fotografía no es usada para fines comerciales pero tiene contenido sexual y se publica sin mi autorización?


Lamentablemente hoy en día con la exposición que brinda la tecnología (redes sociales, correo electrónico, entre otros), se ha hecho cada vez más común que personas publiquen sin autorización fotos, audios o videos con contenido íntimo, erótico, sexual o pornográfico de una persona con la que se mantiene o mantuvo una relación de confianza, afectiva o sentimental, lo cual genera un severo daño en las víctimas y en ocasiones se desconoce si existe acción legal para proceder.


Afortunadamente en algunos Estados se ha legislado en esta materia a fin de combatir el uso indebido del material antes señalado. Por lo que corresponde al Estado de Nuevo León, el Congreso del Estado implementó diversas medidas para castigar el sexting, entre las cuales se encuentran el sancionar el uso de amenazas, sobre la difusión, publicación o exhibición de imágenes o vídeos por cualquier medio (Artículo 292 Código Penal del Estado de Nuevo León) y a su vez creo los delitos contra la intimidad personal (Artículo 271 Bis 5 del Código Penal de Nuevo León), de los cuales se desprende una pena de hasta cuatro años de prisión. Este delito se agrava si dichas fotografías se tomaron sin el consentimiento del afectado, si se difunden ante dos o más personas y/o se comercializan.


Si tu fotografía ha sido publicada por un tercero sin tu autorización, o bien si eres una empresa publicitaria o un medio de comunicación y tienes dudas del trato adecuado a las fotografías y/o videos donde aparezcan personas, no duden en contactarnos en arodriguez@g-r.mx o lgonzalez@g-r.mx para que nuestro equipo te asesore de la mejor manera.


#derechosdeautor #dañomoral #derechopenal #dañomaterial #fotografias #fotos #publicacion

©2020 by Gonzalez Rodriguez Abogados.